domingo, 17 de marzo de 2013

LOS GLACIARES Y LOS ICEBERGS.


¿Sabes por qué se hundió el trasatlántico Titanic, en 1912, en su camino a Nueva York desde Inglaterra? Este barco parecía insumergible, estaba equipado con todo lujo de detalles y la más moderna maquinaria de la época... Pero se hundió una noche tras chocar con un gran trozo de hielo en el océano Atlántico, frente a las costas de Terranova (Canadá).
IMPONENTES RÍOS DE HIELO
¿Recuerdas cómo formas una bola de nieve? Simplemente tomas nieve del suelo y la aprietas hasta conseguir una esfera compacta. Algo parecido ocurre cuando se forma un glaciar.
Hay lugares de la Tierra donde las precipitaciones siempre caen en forma de nieve debido al frío que hace. Son las regiones polares y las cumbres de las altas montañas. La nieve nunca se funde y se acumula en capas y más capas. Las capas superiores comprimen a las inferiores, que se convierten en hielo.
Imagina que esta masa de hielo compacta se mueve muy lentamente hacia zonas bajas donde las temperaturas son más elevadas, y tendrás un glaciar. Un glaciar es un río de hielo. ¿Sabes que estos ríos de hielo también tienen afluentes? Se les llama glaciares laterales.
Hay dos tipos principales de glaciares: los glaciares alpinos, que se forman en zonas de alta montaña (el Himalaya, los Andes...), y los glaciares de casquete, que se encuentran en las zonas polares o próximos a ellas (Islandia, Alaska, Groenlandia).
¿CÓMO MODIFICA EL RELIEVE UN GLACIAR ALPINO?
Puede ocurrir que la nieve se acumule durante mucho tiempo en las cumbres de las montañas. Entonces, se comprime, se transforma en hielo, erosiona las rocas y forma una gran depresión en forma de tazón, llamada circo glaciar.
El exceso de hielo en los circos glaciares provoca que éste se deslice hacia zonas más bajas. La masa de hielo en movimiento se denomina lengua glaciar. La lengua glaciar avanza lentamente: su velocidad varía de unos pocos centímetros a más de 30 metros al día, pero siempre es mayor en la parte central del glaciar. Al avanzar, arranca trozos de roca a su paso, llamados derrubios.
Algunos derrubios se depositan y forman morrenas, tanto a los lados del glaciar, como en su parte central y frontal. Otros derrubios desgastan y erosionan el cauce por el que discurre el glaciar y forman los valles glaciares. Con el paso del tiempo y la intensa erosión, los valles glaciares adoptan forma de ‘U’, es decir, tienen el fondo plano (recuerda que los ríos de agua modelan valles en forma de ‘V’).
En la zona terminal del glaciar, donde la temperatura es más elevada, el hielo se derrite y puede formar un lago glaciar en una zona hundida.
Las temperaturas pueden subir, y entonces el hielo se derrite y desaparece el glaciar. Hay pistas para saber si hubo un glaciar en un lugar que conozcas: en algunas depresiones del terreno quedan lagos glaciares, en los circos glaciares de las cumbres hay neveros (acumulaciones de nieves permanentes, también llamadas ventisqueros)...
HIELO QUE FLOTA EN EL MAR
Piensa: si echas un cubito de hielo en un vaso de agua, ¿flota o se hunde? El cubito flota, pero la mayor parte de él permanece bajo la superficie. Lo mismo ocurre en un iceberg. Un iceberg es un enorme bloque de hielo que se desprende de un glaciar y flota a la deriva en el mar. Parece una gran montaña de hielo...
La parte visible de un iceberg representa una pequeña parte de su volumen. El resto, la más grande, no se ve, está hundida. Las corrientes marinas mueven estos grandes bloques de hielo a la deriva. Esto los hace muy peligrosos para la navegación (recuerda el caso del Titanic...).
En el océano Glacial Antártico los icebergs pueden alcanzar ¡200 kilómetros de longitud y 100 metros de altura! sobre la superficie del agua.
LAS BANQUISAS POLARES
En los océanos polares, algunas grandes masas de hielo flotante se unen para formar enormes plataformas heladas, llamadas banquisas. Estas plataformas dificultan la navegación: se desplazan a gran velocidad y avanzan ¡hasta 2 kilómetros por día!
  • En la zona central del océano Glacial Ártico hay una banquisa permanente de entre 1 y 4 metros de espesor, que en algunas zonas llega a medir ¡13 m! Su superficie es de unos 5 millones de km2 (¡unas diez veces España!).
  • La banquisa permanente del océano Glacial Antártico rodea las tierras de la Antártida: tiene una superficie mucho mayor (14,2 millones de km2 en verano) y varios kilómetros de espesor.
Los icebergs se pueden formar también al romperse estas banquisas. Por ejemplo, en verano, cuando suben las temperaturas y se produce el deshielo de una parte de las banquisas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada